WWW.ABSTRACT.DISLIB.INFO
FREE ELECTRONIC LIBRARY - Abstracts, online materials
 
<< HOME
CONTACTS



Pages:   || 2 | 3 | 4 | 5 |

«European Review of Latin American and Caribbean Studies 92, April 2012 | 59-76 La Calle y Mañana: Las trayectorias divergentes de dos revistas ...»

-- [ Page 1 ] --

European Review of Latin American and Caribbean Studies 92, April 2012 | 59-76

La Calle y Mañana: Las trayectorias divergentes de dos

revistas políticas ecuatorianas

Hernán Ibarra

Resumen: Las desaparecidas revistas La Calle y Mañana cumplieron un papel destacado en la definición del espacio político entre mediados de la década del cincuenta y comienzos de la década del setenta

del siglo XX en el Ecuador. La toma de posición y su inserción en el espacio político, hacía que estas revistas tuvieran una clara identificación en los límites de lo que era considerado izquierda y derecha; y, además incidieron en definir esas orientaciones políticas. En este artículo se analizan los contextos políticos en los que estas publicaciones surgieron y desaparecieron, sus orientaciones y conflictos. Se presta atención a la función desempeñada por Alejandro Carrión y Pedro Jorge Vera, los intelectuales que animaron estas revistas. Las trayectorias de las dos publicaciones evidencian los condicionamientos que impusieron los ciclos de la política ecuatoriana. Palabras clave: revistas políticas, intelectuales, izquierda, derecha, Ecuador.

Por su producción tan imbricada con las coyunturas políticas y la fugacidad de los acontecimientos, las revistas políticas son las huellas de modos de pensar y actuar que necesitan ser ubicados en las circunstancias que permitieron su presencia y ocaso. Dos revistas ecuatorianas desaparecidas, La Calle (1957-1974), y Mañana (1960-1963) (1967-1970), introdujeron una manera beligerante de enfocar los eventos políticos y demarcaron el espacio político. A diferencia de épocas anteriores, cuando las publicaciones políticas periódicas eran extremadamente efímeras y ocasionales, estas revistas adquirieron una mayor regularidad en su publicación y circulación. El uso de la caricatura fue un recurso gráfico que ayudó a caracterizar su enfoque de los personajes y eventos políticos. Permitía acentuar rasgos negativos de los adversarios y reiterar en imágenes que apoyaban al desarrollo de los argumentos discursivos de las revistas.

La toma de posición y su inserción en el espacio político, hacía que estas revistas tuvieran una clara identificación en los límites de lo que era considerado izquierda y derecha. En la tradición europea de izquierda, una revista política se traza objetivos más o menos generales en torno a una intervención que provea a sus lectores elementos de análisis y modos de desciframiento de la coyuntura política.

Una publicación de este estilo se encuentra inevitablemente inmersa en los ciclos de movilización social y política como postula Magri (2005).

En este trabajo se propone el estudio de las revistas mencionadas a partir de una lectura analítica. Trato principalmente de identificar como se produjeron sus trayectorias, sus vínculos intelectuales y políticos entre mediados del siglo XX y comienzos de la década de 1970 poniendo atención a las condiciones políticas que las originaron y dieron lugar también a su desaparición. Algunos estudios sobre revistas literarias latinoamericanas de amplio impacto han incursionado en la relación entre intelectuales, literatura y política, donde la cuestión específica de la política se halla tamizada por el predominio de la esfera literaria.1 Pero el caso de las revistas políticas ecuatorianas y de otros países latinoamericanos exige situar la forma Published by CEDLA – Centre for Latin American Research and Documentation | Centro de Estudios y Documentación Latinoamericanos, Amsterdam; ISSN 0924-0608; www.cedla.uva.nl 60 | Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe 92, april de 2012 específica de la intervención de literatos y periodistas en la configuración del espacio político.

Revistas políticas, intelectuales y espacio político Las revistas políticas, tienen por objeto intervenir en el espacio político a partir de una posición sea o no directamente vinculada a un actor político específico. Presentan una confluencia de políticos, intelectuales y profesionales del periodismo situados en una tendencia. Permiten vincular a un círculo de adeptos ya existente, criticar y atacar a los adversarios políticos, promover figuras, divulgar opiniones, homogeneizar puntos de vista. Su sentido instrumental es obvio puesto que la información es procesada con una perspectiva ideológica que privilegia objetivos políticos. Cuando demarcan un territorio de aliados y adversarios, inciden en forjar determinados flujos de opiniones incluyentes y excluyentes de acuerdo a condiciones ya previamente establecidas en las tendencias políticas. Está claro que el público a quien estas revistas apuntan es a uno interesado en la política. Son lectores con instrucción formal que quieren adquirir una opinión política, pero circunscrita a opiniones coincidentes.2 Las revistas políticas se dirigen a un círculo próximo de lectores afines, a un círculo externo de público simpatizante, y también a los adversarios que son notificados de posiciones y acciones. Quienes estén en una orilla distinta a la revista toman nota de lo que se propone para elaborar oposiciones o argumentos contrarios.

Sin embargo, las revistas políticas deben ser diferenciadas entre las que tienen un sustento directo en un actor político y aquellas que se sitúan en un interés político más amplio y no directamente referido a un actor político particular. No es lo mismo un medio partidario que un medio no partidario aunque inserto en una corriente de opinión política.3 Estas publicaciones están sujetas a los avatares de las discrepancias internas que pueden incidir en su continuidad. Las revistas Momento (1949-1952) y Verdad (1954-1956) son un antecedente de publicaciones identificadas con CFP (Concentración de Fuerzas Populares) y el velasquismo respectivamente. Se publicaron en Guayaquil y su director fue Rafael Coello Serrano, ex militante comunista que participó como ideólogo de CFP, organización política creada en 1949; pero al desvincularse de ese movimiento él se integró al velasquismo.4 En la vida de La Calle y Mañana se requiere precisar el papel cumplido por Alejandro Carrión (Loja, 1915-Quito, 1992) y Pedro Jorge Vera (Guayaquil, 1914Quito, 1999) como intelectuales que hicieron del periodismo una parte medular de su existencia. Ellos se habían conocido a mediados de los años treinta, y mantuvieron una fuerte amistad. Es así que Vera dijo de Carrión: ‘fue, en la lejana juventud, mi amigo del alma’ (Vera 1993, 121). Vera fue un joven militante del Partido Comunista expulsado tempranamente en 1936, y desde allí, sostuvo una actitud de distancia con eventuales acercamientos a ese partido. Carrión participó desde los años treinta como un afiliado del Partido Socialista, pero renunció a comienzos de los años cincuenta, en desacuerdo de la corriente radical que había logrado el control del partido. Se autodefinieron como poetas, pero después eligieron la narrativa y el teatro como opción principal por parte de Vera, y la narrativa y el ensayo literario por parte de Carrión.5 Ellos estuvieron frecuentemente relacionados con revisEuropean Review of Latin American and Caribbean Studies 92, April 2012 | 61 tas políticas y culturales. Alejandro Carrión era sobrino de Benjamín Carrión, el intelectual patriarcal de la izquierda ecuatoriana con quién entrará en una abierta confrontación desde 1960. Tanto Alejandro Carrión como Vera podrían ser definidos como intelectuales-periodistas siguiendo lo que propone Osmar Gonzales para las primeras décadas del siglo XX en Perú (2010, 83-102).





Alejandro Carrión inició en 1948 una columna diaria en El Universo de Guayaquil titulada ‘Esta vida de Quito’ con el seudónimo de ‘Juan sin Cielo’. En 1951, manejó otra columna en el diario El Sol de Quito, ‘El Alacrán tumbando caña’, cuyos comentarios sirvieron para pulsar y sugerir acciones al gobierno de Galo Plaza. Era una columna estilo ‘consejero del Príncipe’, puesto que se dirigía directamente al titular del ejecutivo.6 Recibía y reproducía cartas del público que formulaban quejas y peticiones. Alejandro Carrión también publicó en 1951 El Alacrán, una revista satírica dirigida a criticar al CFP y sus líderes, principalmente a Carlos Guevara Moreno. Y también colaboró con Don Pepe, otra revista satírica aparecida en 1954. En 1955 Carrión fue brutalmente agredido por agentes de seguridad del Estado como represalia por sus denuncias de corrupción publicadas en El Universo.7 Este hecho no hizo más que acrecentar la popularidad del escritor y su columna.

Vera dejó de vivir en Guayaquil y resolvió instalarse en Quito desde 1954 atraído por el ambiente cultural de la capital. Tuvo en el Diario del Ecuador una columna de comentarios titulada ‘Mesa revuelta’ y estaba conectado a los escenarios teatrales como autor de obras de teatro, incluyendo la escritura de las populares estampas quiteñas de Evaristo para la compañía teatral de Ernesto Albán. También se desempeñaba en trabajos ocasionales y escribió para el diario La Nación de Guayaquil.

La importancia que adquirían los artículos de Carrión y Vera publicados en la prensa, se evidencia por su reimpresión en hojas volantes, con lo que encontraban más lectores y una nueva vida volátil. Tanto Vera como Carrión eran dos personalidades del ambiente periodístico y cultural que estaban bien situadas para proyectarse en una empresa periodística. Pero todo ello dependía de la conformación del espacio político, donde predominaba la polarización entre liberales y conservadores. En el espacio cultural, la Casa de la Cultura Ecuatoriana fundada en 1944, representaba en cambio una culminación de la noción de cultura nacional tal como había sido formulada por Benjamín Carrión (Polo 2002; Morel 2010). Era una institucionalidad cultural en la que convivían múltiples corrientes incluyendo intelectuales católicos y liberales.

La lenta expansión del sistema escolar y la promoción de la alfabetización incidieron en el crecimiento de la población alfabetizada. No obstante, el Primer Censo de Población moderno realizado en 1950 estableció un 71 por ciento de población rural y un 43 por ciento de analfabetismo. A pesar de que los analfabetos no podían sufragar, entre 1948 y 1960, la proporción de votantes creció desde el 16 por ciento al 24 por ciento de la población (Quintero y Sylva 1991 II, 148). Este incremento de la participación electoral coincidió con cambios socioeconómicos y un proceso de urbanización no muy intenso puesto que todavía en 1974 el 59 por ciento de la población seguía teniendo residencia rural.

La polarización política liberal / conservadora, que hacía equivalentes el liberalismo a la izquierda y el conservadurismo a la derecha, era un modo de representación del espacio político que tuvo plena vigencia hasta los años cincuenta (Ibarra 62 | Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe 92, april de 2012 2006). Por supuesto que la existencia del Partido Socialista en 1926 y luego el Partido Comunista en 1931, había ya definido un espacio específico de izquierda identificado con principios doctrinarios relacionados con el marxismo, el apoyo parcial en las capas medias y los sectores populares sindicalizados. Pero siempre el ámbito de lo que se consideraba izquierda llegaba hasta los liberales. El tema clave que permitía esta alianza con los liberales era el laicismo como valores opuestos a la vinculación religiosa católica que ostentaban los conservadores. El velasquismo y CFP desafiaban esta polarización liberal conservadora.

A diferencia de 1925 a 1948, cuando en una marcada discontinuidad se sucedieron 23 gobiernos, entre 1948 y 1960, el Ecuador vivió un período de estabilidad política con elecciones que permitieron una alternancia en el poder a 3 presidentes de orientaciones políticas distintas. Indudablemente la gran transformación desarrollista que inauguró Galo Plaza con su gobierno (1948-1952) fue una circunstancia de fortalecimiento de la capacidad interventora del Estado que sería continuada por los gobiernos que le sucedieron. En el tercer gobierno de Velasco Ibarra (1952se mantuvieron los fundamentos de la acción estatal inaugurada por Plaza.

Entre 1956 y 1960 gobernó Camilo Ponce, presidente socialcristiano. En 1960 fue nuevamente electo Velasco Ibarra, pero en medio de un clima de agitación debió renunciar y ceder su puesto al vicepresidente Carlos Julio Arosemena en 1961 quien fue derrocado por una Junta militar que gobernó entre 1963 y 1966. Luego de los gobiernos interinos de Clemente Yerovi Indaburu y Otto Arosemena Gómez fue electo nuevamente Velasco Ibarra en 1968. Tras un autogolpe en 1970 fue finalmente derrocado por los militares con un golpe de Estado que instaló en el gobierno al General Rodríguez Lara desde 1972 hasta 1975.

Como se verá más adelante, el período de estabilidad política entre 1948 y 1960 con una ampliación del ejercicio de los derechos democráticos fue decisivo para la aparición de La Calle y Mañana. Al respecto, Vera afirmó que el gobierno derechista de Camilo Ponce fue sin embargo tolerante con La Calle a pesar de portar constantes críticas a su gestión.

La Calle, una revista anticonservadora

El primer número de La Calle, apareció el 5 de marzo de 1957, a seis meses del comienzo de la gestión de Camilo Ponce como Presidente de la República. Ponce fue auspiciado por una coalición de derecha que derrotó estrechamente a Raúl Clemente Huerta candidato del Frente Democrático Nacional, una alianza de centro izquierda que incluyó a liberales y socialistas. Figuraron en los primeros años como director, Alejandro Carrión; y subdirector, Pedro Jorge Vera. Proclamó en sus primeros números un tiraje de 7.000 ejemplares y de 11.000 a fines de 1957 con circulación nacional. El financiamiento inicial provino de Eduardo Albán, hermano del popular actor cómico Ernesto Albán (Evaristo). Fue una inmensa sorpresa para sus promotores el éxito de circulación e impacto (Carrión 1992, 206aunque en ese mismo año se publicó en Guayaquil la revista mensual Vistazo que inauguraba un nuevo estilo inspirado en la revista cubana Bohemia.

La revista comenzó definiendo un espacio político de centro que privilegiaba las figuras de tipo liberal. La actitud general de La Calle era anti conservadora.



Pages:   || 2 | 3 | 4 | 5 |


Similar works:

«Moderate Resolution Spitzer Infrared Spectrograph (IRS) Observations of M, L, and T Dwarfs A. K. Mainzer1, Thomas L. Roellig2, D. Saumon3, Mark S. Marley4, Michael C. Cushing5, 6, G. C. Sloan7, J. Davy Kirkpatrick8, S. K. Leggett9, John C. Wilson10 Jet Propulsion Laboratory, MS 169-506, 4800 Oak Grove Drive, Pasadena, CA 91109, amainzer@jpl.nasa.gov NASA Ames Research Center, MS 245-6, Moffett Field, CA 94035, thomas.l.roellig@nasa.gov Los Alamos National Laboratory, Applied Physics Division,...»

«1 The Pulkovo Cooperation for radar and optical observations of space objects I. Molotov1,2,3,4, A. Konovalenko5, G. Tuccari6, I. Falkovich5, M. Nechaeva7, A. Dementiev7, R. Kiladze8, V. Titenko1,3, A. Agapov3, V. Stepanyants3, Z. Khutorovsky2, S. Sukhanov2, Yu. Burtsev9, O. Fedorov10, V. Abrosimov11, A. Volvach12, A. Deviatkin1, A. Sochilina1, I. Guseva1, V. Abalakin1, V. Vlasjuk13, Liu Xiang14, Yu. Gorshenkov15, G. Kornienko16, R. Zalles17, M. Ibrahimov18, P. Sukhov19, I. Shmeld20, V....»

«The 9-th US Russia Space Surveillance Workshop Irkutsk, Russia 26-29 August 2012 _Towards Solving the Asteroid/Comet Impact Hazard Problem: Necessity of Implementation in the (Inter)National Space Situation Awareness Boris Shustov Institute of Astronomy, Moscow, Russia ABSTRACT A brief review of the current state of studies on the asteroid/comet hazard (ACH) problem in Russia is presented. Instruments and techniques for detection and monitoring the threatening bodies are discussed in more...»

«Вестник ДВО РАН. 2013. № 5 УДК 520(571.67) В.В. ЮРКОВ, В.М. ЛИПУНОВ Сетевой проект МАСТЕР на Дальнем Востоке Описаны основные принципы и особенности реализации роботизированной сети оптических телескопов МАСТЕР, предназначенной для исследования собственного (синхронного с...»





 
<<  HOME   |    CONTACTS
2017 www.abstract.dislib.info - Abstracts, online materials

Materials of this site are available for review, all rights belong to their respective owners.
If you do not agree with the fact that your material is placed on this site, please, email us, we will within 1-2 business days delete him.